Cooperativas Agro-Alimentarias Extremadura

“Siempre existe riesgo de xylella en Extremadura, pero el sector debe estar tranquilo”

ENTREVISTA. Guadalupe Espárrago, Jefa de Servicio de Sanidad Vegetal de la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio

07 mayo 2018 |

Para ponernos en contexto, ¿qué es la xylella?

Es una bacteria muy compleja, que tiene un rango de hospedadores muy amplio: más de 350 especies vegetales pueden ser portadoras de Xylella, 50 de las cuales están en Europa. Es una tan compleja que dentro de la misma se reconocen una serie de poblaciones denominadas subespecies. Y dentro de esas subespecies hay unos tipos genéticos o cepas. Según la subespecie y cepa presente, pueden verse afectadas unas especies vegetales u otras.

Además, no siempre produce sintomatología, dependiendo de la especie vegetal la planta puede sufrir daños o actuar como planta huésped portadora que puede transmitir la enfermedad pero no verse afectada.

Y a las plantas que afecta ¿cómo les afecta?

Los síntomas son inespecíficos y eso dificulta mucho la detección de la enfermedad. La bacteria se propaga a través de un insecto vector, que se alimenta de la savia que circula por el xilema de la planta, de forma que si el insecto está infectado inocula la bacteria en la planta durante este proceso de alimentación. Así, la bacteria consigue entrar en el xilema de la planta en donde se multiplica, taponando y obstruyendo el paso de la savia. Con lo cual, al final tenemos una sintomatología similar a un stress hídrico o a un decaimiento no específico.

Su virulencia depende de tres factores: la especie vegetal y la variedad; el tipo genético de la bacteria, o sea de la cepa de la subespecie; y las condiciones medioambientales, que también afectan a la bacteria y a la planta. Según se conjugan esos tres factores, puede pasar que la enfermedad no se manifieste o que sea muy agresiva. Por ejemplo en Italia se manifiesta de forma muy agresiva

¿Nosotros tenemos esas condiciones que hay en Italia?

La subespecie que está afectando a los olivos italianos es la subespecie pauca tipo genático ST53, cepa que es muy agresiva en aquellas condiciones. Pero esa subespecie-tipo genético no la tenemos en nuestro país. En España, el tipo genético que afecta a los olivos, y que está presente en Baleares, es distinto al tipo genético de Italia y no se muestra en principio tan agresivo.

¿Qué puede decirme de la xylella que se ha detectado ya en varios puntos de España?

Se ha detectado un foco en Baleares que afecta a casi todas las islas y otro en la Comunidad Valenciana, en Alicante, pero que no tiene nada que ver con el de Baleares. El tipo genético que está presente en Alicante es distinto a los de Baleares. Por tanto no ha habido un salto de la bacteria de las islas a la península. Los tipos genéticos de España son distintos a los de Italia.

Baleares se considera una zona donde no la bacteria puede erradicarse y hay que empezar a convivir con esta a través de un programa de contención. En el foco en la Comunidad Valencia aún se trabaja en la erradicación y se están haciendo continuamente analíticas y redefiniendo el área afectada.

Con lo que sabemos hasta ahora se piensa que en España y Europa pueden haberse producido varias introducciones procedentes de distintos orígenes externos.

¿Existe preocupación por el avance de la enfermedad?

Todos estamos muy preocupados desde el primer momento en que tuvimos noticias de lo que estaba pasando en Italia y ya entonces empezamos a hacer análisis y prospecciones del territorio. Así, tanto el foco de Baleares como el de Alicante se han podido detectar porque todas las comunidades autónomas realizamos un plan de prospecciones y disponemos de equipos y laboratorios específicos para el análisis de estas muestras.

Si se detectara en Extremadura ¿existe un protocolo de actuación?

Hay un protocolo de obligado cumplimiento especificado en una decisión comunitaria del año 2015, que establece el procedimiento a seguir cuando se detecta un positivo de xylella. Lo primero que hay que hacer es acotar la zona y empezar una investigación para determinar el origen de la planta: si es una planta nueva o no, si procede de un vivero, qué vegetales son los afectados, qué plantas huésped hay en el entorno, etc.

A continuación se delimita una zona de infección de 100 metros de radio alrededor de los vegetales afectados donde se adoptan las medidas de erradicación a fin de eliminar estas plantas en las que la bacteria está presente así como todos los posibles vegetales huésped de esa área de 100 metros y los insectos vectores transmisores de la bacteria. Por último se establece una zona tampón de 5 kilómetros donde se hacen prospecciones muy fuertes para intentar determinar si hay más plantas afectadas

Supongo que no se puede evitar que entre en Extremadura, pero ¿hay riesgo?

Riesgo existe siempre y Extremadura, en caso de que llegara, es una zona de riesgo medio-alto en cuanto a la capacidad de la bacteria para aclimatarse. Lo que es muy importante es, que si entra, se pueda detectar de forma temprana para tener oportunidad de erradicarla.

Dos cultivos a los que afecta son olivo y frutal, que son fundamentales en región. ¿Qué mensaje lanzaría al sector?

Ahora mismo, tranquilidad. Dentro de la Península a día de hoy no hay ningún foco de xylella de un tipo genético que afecte al olivar. No tiene sentido adelantarnos y aplicar fitosanitarios para controlar algo que no existe, pero sí es muy importante que todo material vegetal que se use para plantación proceda de viveros de zonas libres de xylella y disponga de pasaporte fitosanitario.

Y confiar en que hay muchos proyectos serios de investigación en marcha en la UE y España y esperemos que en poco tiempo se disponga ya de los medios técnicos suficientes para erradicar o al menos convivir con xylella en el caso de que se detecte.

La lucha contra esta enfermedad se basa en la prevención, ¿qué se está haciendo en Extremadura?

Existe un plan nacional de contención y además cada comunidad autónoma tenemos también nuestro plan específico centrado en los vegetales más importantes del territorio. El plan de contención de Extremadura incluye no sólo el procedimiento para erradicar sino también qué medidas estamos tomando para detectar la posible presencia de la bacteria y que consiste en realizar fuertes prospecciones en campo, plantaciones comerciales, viveros, montes, jardines y zonas de riesgo. En estas prospecciones se toman muestras de material vegetal para intentar efectuar una detección lo más temprana posible. En 2017 analizamos más de 900 muestras.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.cooperativasextremadura.es se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.cooperativasextremadura.es

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.