Brexit: un acuerdo in extremis y un mercado que permanece

Reino Unido pasa a ser el primer destino comercial como país tercero de la UE, especialmente en productos agroalimentarios. En el caso de España representa el 11% de las exportaciones agroalimentarias

08 marzo 2021 |

La Unión Europea (UE) y Reino Unido han alcanzado un acuerdo in extremis para mantener una relación comercial libre y segura tras la completa salida de los británicos de la UE el pasado 1 de enero. Lo más relevante es que la frontera que se levantará entre las dos partes, tras 47 años de integración económica y de mercado único, no implicará la introducción de aranceles ni cuotas y diseña un sistema común de reglas que rigen el comercio entre ambas partes que eviten la competencia desleal por la vía reglamentaria, lo que se conoce en jerga comunitaria como el level playing field.

El acuerdo entró en vigor de manera provisional el pasado 1 de enero y tendrá que ser ratificado a más tardar el 28 de febrero. Tras 11 meses de frenéticas negociaciones y tacticismos, especialmente por la parte británica, se firmó un acuerdo de libre comercio que consta de más de 1.000 páginas que habrá que tener muy en cuenta para exportar o seguir haciéndolo al Reino Unido. Pero lo que ya se sabía es que el mejor de los escenarios iba a incluir una frontera que impone condiciones administrativas y de control donde antes nos las había, y eso significa trámites, tiempo y nuevos costes que condicionarán el comercio. En cómo va a afectar al mercado y la nueva competitividad es toda una incógnita que iremos conociendo con el tiempo, sabiendo que el nuevo escenario es peor que la situación precedente.

Reino Unido pasa a ser el primer destino comercial como país tercero de la UE, especialmente en productos agroalimentarios. En el caso de España representa el 11% de las exportaciones agroalimentarias. España es líder en el abastecimiento de frutas y hortalizas, aceite de oliva y aceituna de mesa, así como uno de los mayores proveedores de vino y algunas producciones cárnicas como porcino.

Ahora se inicia un periodo de estudio y de adaptación intentando evitar en la media de lo posible el impacto económico negativo y adaptarse a la nueva mecánica. El mercado británico seguirá siendo importante con nuevas reglas, lo que plantea retos y posiblemente nuevas oportunidades en algunas producciones, como en carne de ovino, donde España pasa a ser el primer productor europeo. Esta realidad es estadística, porque al mercado europeo seguirá abierto a las importaciones británicas, lo que no asegura el éxito ni que el líder aproveche la oportunidad sin mayores acciones del sector.

Los operadores siguen preocupados por el posible efecto embudo que pueda producirse en la frontera, donde se irán produciendo controles físicos y requisitos burocráticos escalonados durante los próximos seis meses que pueden causar importantes retrasos en la frontera. El colapso causado por el cierre preventivo del paso de Calais por el Gobierno francés debido a la nueva cepa de COVID19 ha servido para visualizar lo que hubiera podido ser una salida caótica de la UE. Por ello, las cooperativas han solicitado que haya una clara inversión en infraestructuras de frontera, medios técnicos y humanos para que el tránsito sea lo más fluido posible, especialmente para los productos perecederos, y que dentro de España se habilite una ventanilla única para exportadores para trámites que actualmente se realizan de manera separada hasta en 3 ministerios diferentes. Todo esto se puso de manifiesto en un SeminarioCoop celebrado el pasado 9 de diciembre por Cooperativas Agro-alimentarias de España sobre los requisitos prácticos de seguir exportando al Reino Unido.

A pesar del acuerdo, el comportamiento del mercado seguirá siendo una incógnita, al igual que las acciones del Gobierno británico pueda tomar a partir de ahora, que se ha mostrado proclive a tomar decisiones unilaterales que no respetaban lo pactado. Por tanto, es necesario que la UE mantenga un fondo de contingencia de compensación en caso de un efecto desproporcionado y negativo de la nueva situación, porque a pesar de que nos llevan diciendo que debemos hacer nuestros planes de contingencia, la dimensión económica y el impacto de la salida del Brexit es imprevisible para cualquier plan de contingencia institucional o empresarial.

Artículo de Gabriel Trenzado Falcón, coordinador Asuntos UE de Cooperativas Agro-alimentarias de España

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.cooperativasextremadura.es se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.cooperativasextremadura.es

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.