Cooperativas Agro-Alimentarias Extremadura

Cooperativas prevé una cosecha de fruta de hueso de 214.814 toneladas

La ciruela será nuevamente el principal cultivo frutícola de Extremadura y el albaricoque incrementará un 184% su producción

02 junio 2016 |

Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura prevé una cosecha de fruta de hueso de 214.814 toneladas, lo que supone un descenso del 1,3% en relación al año pasado, cuando se produjeron 217.607 toneladas. No obstante, esta cifra sitúa a Extremadura como la cuarta región productora de fruta de hueso de España.

La ciruela será de nuevo esta próxima cosecha el principal cultivo frutícola de Extremadura, con una previsión de producción de 92.253 toneladas, según esas estimaciones de Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura. Aunque esta cantidad supone un descenso del 2,9% respecto a la pasada campaña, en la que se produjeron 94.985 toneladas, Extremadura continúa siendo la primera comunidad autónoma española productora de ciruela.

Este descenso en la previsión de cosecha de este año es generalizado en todas las producciones, a excepción de los cultivos de paraguayo y albaricoque, destacando este último, ya que se estima un incremento en la producción del 184%, alcanzando las 3.084 toneladas de albaricoque frente a las 1.084 toneladas que se produjeron el año pasado.

Mientras, la producción de paraguayo será de 10.865 toneladas, lo que representa un incremento del 10,1% respecto a la producción de la anterior campaña, que fue de 9.865 toneladas.

Frente a ello, el resto de cultivos de fruta de hueso descienden del mismo modo que el referido de ciruela, destacando el que se produce en el cultivo de pavia, que será del 24,4%, toda vez que se estima una producción de 3.097 toneladas frente a las 2.097 toneladas de la pasada campaña.

Por su parte, la producción de nectarina, que es el segundo cultivo frutícola de Extremadura, también descenderá. En concreto se prevé una cosecha de 64.911 toneladas, lo que representa una bajada del 1,8 % respecto a la producción de la campaña pasada, que fue de 66.132 toneladas.

Finalmente, el cultivo del melocotón registra también un ligero descenso en la producción de esta fruta en Extremadura. Las estimaciones apuntan a una producción de 40.064 toneladas, es decir, un 2% menos que la campaña anterior, en la que hubo 41.444 toneladas.

Estas ligeras mermas en la producción vienen dadas por las condiciones climatológicas, si bien esta caída no parece mejorar los precios, que Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura prevé a la baja a pesar de aumentar la demanda, toda vez que los grandes distribuidores siguen condicionando de manera determinante los precios en el sector.

A nivel climatológico, el año ha sido muy variable en temperaturas, con un invierno atípicamente cálido, una primavera fría y unas lluvias a primeros de mayo que han perjudicado de manera importante a la fruta de hueso, por el rajado de sus frutos y el retraso que esto supuso en la campaña. Estas lluvias han determinado también la fecha de las labores de entresacado, retrasándolo con respecto a otras campañas.

Respecto a la etapa de floración, fue muy irregular y larga, lo que conllevó importantes dificultades en cuajado de frutos de las variedades de hueso más tempranas. Hay bastante irregularidad en el calibre de los frutos y en la calidad de los mismos en estas variedades.

Los datos de superficie de fruta de hueso en Extremadura señalan que esta campaña se cultivarán 4.795 hectáreas de ciruela, 3.800 hectáreas de nectarina y 3.500 hectáreas de melocotón.

Cosecha en España

A nivel nacional, se prevé una reducción del 3,6% en la cosecha nacional de fruta de hueso en relación al año pasado, hasta alcanzar 1.598.931 toneladas. No obstante, esta cantidad es superior a la media registrada en las últimas cinco campañas. Los mayores descensos se va a producir, según las estimaciones, en la ciruela (-11%) y nectarina (-5%), mientras que el paraguayo es la única fruta cuya recolección será mayor que el año pasado. A nivel europeo, con respecto a 2015, las previsiones de cosecha de 2016 muestran un descenso significativo de los volúmenes de producción de melocotón (-5%), nectarina (-8%) y pavía (-2%). Además esta caída de la producción es mayor si se compara con la media de las últimas cinco campañas (-20%, -7% y -17% respectivamente).

De la cosecha de 1.598.931 toneladas, la nectarina supone la variedad mayoritaria, con el 33% de la cuota total de fruta de hueso española, seguida de melocotón (18%), paraguayo (17%), pavía (16%), ciruela (8%) y albaricoque (6%).

Todas las variedades van a sufrir caídas de producción, según estas estimaciones, que van desde el – 11% de la ciruela a cerca del -5% en melocotón, nectarina y pavía; el albaricoque experimentará un ligero retroceso del -1,5%, mientras que el paraguayo es la única variedad que registra un incremento respecto a la campaña anterior, concretamente del 4,8%. Así, de melocotón se espera una producción de 289.715 toneladas - en torno a la media de los últimos años-, de nectarina 528.122 toneladas, de paraguayo 276.015 toneladas, y de albaricoque 109.160 toneladas -cifras las tres superiores a la media-. Las cosechas de ciruela y pavía, con 133.812 toneladas y 262.107 toneladas, respectivamente, se mantienen por debajo de la media de los últimos cinco años.

Cereza

Una mención especial merece el cultivo de la cereza, en la que la campaña ha empezado con retraso respecto a la fecha de otros años, debido a las condiciones climatológicas. El frío registrado en los meses de abril y mayo, poco habituales en otras campañas, alargaron excesivamente el periodo de floración, comprometiendo el correcto cuajado de los frutos.

La primavera fue tardía y las lluvias estropearon parte de la producción más temprana, presentándose frutos de la variedad Burlat, la más temprana de las variedades cultivadas en Extremadura, de menor calibre que otras campañas.

La recolección, de las variedades más tempranas, comenzó la semana pasada y se espera que de forma escalonada empiecen mayores entradas de fruta en la industria.

Todas estas dificultades están determinando una campaña en la que se espera una importante bajada en la producción en la región que, lejos de las 33.874 toneladas de la campaña anterior, se estima que no se superarán las 20.000 toneladas en las 7.000 hectáreas de superficie de cerezos extremeños.

cerezas en cinta

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.cooperativasextremadura.es se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.cooperativasextremadura.es

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.